Peor es nada

Mirador de Catarina. Nicaragua

Romanceando

  En Granada, Nicaragua hay una comida hecha a base de plátano asado desmoronado, piel de cerdo frita, cebolla y tomate en picadillo. Todo revuelto y sofrito. Me gusta el sabor aunque es un poco pesado, pero lo que más me gusta es el nombre: Peor es nada, como quien dice, ni modo.

   A veces me pregunto se así se debería considerar algunas relaciones de pareja. Conozco muchas, sobre todo en el caso de las mujeres en la que las  expectivas en la pareja (hombre) que podrían tener son por decirlo de alguna manera, bastante bajas. Básicamente que no sea violento (no me pegue). No sea borracho y trabaje fuera de casa, ponga disciplina y cuide cual Superman a  la familia.

Algunas con las que he hablado aceptan incluso como destino inexorable que le sea infiel al menos una vez o quizás varias en la vida, aunque el acuerdo sea tener una relación monógama. El razonamiento de consuelo es: todos lo hacen. Mientras no me dé cuenta. Ojos que no ven, corazón  que no siente.

La lógica es particularmente alarmante si tomamos en cuenta que según un estudio realizado a nivel nacional (FED; 2011: 37) solamente el 13% de las personas entrevistadas usa el preservativo siempre, y el 52.3% no lo usa nunca.  Las principales razones que citaron fueron: utilizar otro método, fidelidad mutua, incomodidad.

La contradicción es que el mismo estudio revela que la ITS (Infección de Transmisión Sexual) más mencionada fue el VIH/SIDA, 68.7% y además el 74,1%  lo señaló como método de prevención. La desconexión entre lo que se sabe y lo que se hace aterra.

Si se trata de establecer una relación plena y justa, la creencia popular “mujeres hay por montones” tampoco ayuda. Implica decir que todas son iguales, sustituibles, o sea carecen de valor, son descartables. Por supuesto es el hombre quien decide cuándo terminarla, la relación o a ella.

Algunas mujeres por el trato cotidiano se lo creen y permanecen en relaciones dónde el hombre tiene el poder completo. Es un dictatorzuelo, niño mimado, todo es para él y para mantenerlo satisfecho. El no se da por enterado. Si la pareja se atreve a sugerir, reclamar para que la convivencia mejore, el se queja que no entiende, (las mujeres son de V planeta y los hombres del planeta S).  Tampoco es que tenga muchas ganas de entender pues implica cambios y esfuerzo de su parte pensar en las necesiades de la mujer con la que convive.

No hay frases afecto, cariño, solo cuando la saca a pasear, la exhibe. Ya se sabe, tiene que ser linda, y eternamente joven aunque el sea horroroso y descuidado en su aspecto. Eso si el 14 de febrero las flores y los chocolates, o la cena. Después con el tiempo le dice que se está poniendo gorda, que así no la conoció.

Este tipo ignora las necesidades afectivas, físicas (incluído el placer) de la mujer. No hace nada de las tareas de la casa, si hace un día alguna, espera el aplauso.  Los extra puntos. Quizas más de ese sexo aprendido tipo porno donde a ella le toca fingir  y ver el techo, rogando que termine los embates o tarde un poquito más si es de los que pestañea y se va.

Es triste ver mujeres inteligentes, generosas, compasivas, realmente a cualquiera, permanecer con hombres asi, sólo porque se dignó a elegirla. Ellas arrastran su autoestima aniquilandola día a día para gustar-servir al susodicho.  Peor es nada se repiten.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s